Fan notes: Cayetano River Ordonez (II)

10:05:00 PM

Cayetano: «Sería bonito hacer una película sobre mi familia». El periodista Francisco Cortés, del diario Abc, entrevista al torero.

Aquel bebé gordito al que su abuelo, el inolvidable Antonio Ordóñez, llamaba cariñosamente «Bolita», consideró conveniente anunciarse sólo como Cayetano en la nunca tardía decisión de ser torero y como una demostración de su timidez y de su modestia. Pero en el toreo hubo otro Cayetano, de una Ronda que el actual ama y de la que se considera.
—¿No es así, torero?
—Ronda tiene una especial significación para mí, porque la casi totalidad de mi infancia ha transcurrido en ella. Durante los veranos estaba con mis abuelos en su finca, «El recreo de San Cayetano», y mis juegos se desarrollaban en la plaza de toros. Y al considerarme casi rondeño, tengo derecho a ser también algo malagueño, por lo que debutar en su plaza de toros ha sido ver cumplida una de mis ilusiones.
—Se presentó el pasado jueves en La Malagueta... Antonio Ordóñez y Paquirri fueron ídolos de su afición.
—Lo sé, porque fui muchas veces a ver torear a mi padre y aunque era muy niño, los éxitos de los tuyos quedan grabados para siempre.
—Por poco el novillo de Marbella impide ese debut...
—Me cogió de mala manera y la cornada es muy molesta. Hasta mañana no me van a quitar los puntos.
—Es que, además, los puntos a un torero le estorban para correr, pero Cayetano es de los que se quedan quietos...
—(Risas). A veces hay que salir de estampida.
—Cuando empezó a torear su hermano Francisco, yo le preguntaba a su abuelo por la afición de Cayetano y me contestaba que toreaba muy bien en el campo, pero que sólo lo hacía para divertirse con los amigos.
—Y así era en aquella época.
—¿A qué se debió el cambio?
—Llegó un momento en el que no quería quedarme con la duda de si yo, como la mayor parte de mi familia, podía ser torero. Afición la he tenido siempre, pero las cosas en su momento fueron distintas y después decidí probar.
—¿Y las dudas han quedado resueltas?
—¡Qué va! Yo sólo soy un novillero que quiere ser, primero, un buen torero y luego, si sirvo, una figura como lo han sido todos mis familiares. Yo sabía, por mi hermano, que la carrera es dura, muy difícil, y lo estoy comprobando en estos primeros cursos. Me queda mucho para resolver definitivamente esas dudas.
—Pero ha habido pocos toreros que al vestirse de luces para probar suerte hayan despertado tanta expectación.
—Pero eso no ha sido mérito mío, sino de los toreros que ha habido en mi familia y para mí, claro, es una enorme responsabilidad no defraudar esa expectación que yo más bien califico de curiosidad.
—¿Ha visto vídeos retrospectivos de su padre y de su abuelo?
—Muy pocos, porque en la época en que ellos toreaban, sobre todo en la de mi abuelo, se filmaba poco y de escasa calidad.
—Pues me atrevo a decirle algo que es un elogio: tiene cosas de su abuelo.
—Sí, me lo han dicho también otros aficionados que le vieron torear y lo considero un orgullo, pero también una tremenda responsabilidad, porque no quiero que nadie acuda a una plaza y crea que va a volver a ver a Antonio Ordóñez. ¡Qué más quisiera yo! Desde luego lo que yo hago en el ruedo es innato, porque jamás he intentado imitar a alguien y siempre he querido ser yo, Cayetano.
—Cuando iba a tomar la alternativa Francisco en Sevilla, su abuelo me dijo que le hubiera gustado más que la recibiera en Ronda, pero que también la Maestranza era buen escenario. ¿Puede ser en una goyesca cuando se haga matador de toros?
—Ni Curro, mi tío y apoderado, ni yo, hemos hablado de la alternativa. La tomaré cuando, tanto él como yo, estemos convencidos de que es el momento. No quiero ni precipitarme ni pasarme como novillero. Lo que si puedo asegurar es que la primera goyesca que yo toree será la de Ronda. Me han ofrecido participar en varias, pero me vestiré por vez primera de goyesco en Ronda. Lo de tomar la alternativa es distinto, porque quizá no deba esperar a septiembre del año próximo.
—¿Va a torear mucho?
—Yo calculo que unas sesenta novilladas.
—¿Y qué fue de sus estudios de cine?
—Ahí están, por lo que pueda pasar...
—¿No le gustaría hacer una película sobre su familia?
—Sería bonito, sí, pero siempre que yo sólo me encargara de la producción.
—Yo me ofrezco para el guión.
—(Risas). Por supuesto, que no hay quien conozca mejor a mi familia.

  • Share:

You Might Also Like

0 comments